La información contenida en esta página está dirigida únicamente a los profesionales sanitarios aptos para prescribir o dispensar medicamentos. La correcta utilización de su contenido requiere de formación como profesional sanitario.

Publicaciones y artículos médicos

Son aquellas alteraciones de los músculos, tendones, huesos y articulaciones que se producen durante la práctica de actividades deportivas. En los últimos años, la técnica deportiva cada vez más depurada, el afán de superación de atletas y preparadores, y los intereses económicos ligados al deporte han llevado a una situación en la que la preparación resulta difícil de dosificar y en muchos casos produce lesiones por sobrecarga, mientras se mantienen los mecanismos lesionales clásicos, en general de origen traumático y a menudo con lesiones específicas en cada localización y en cada actividad deportiva.

Los huesos de los niños son diferentes de los del adulto, no solo por la presencia del cartílago de crecimiento o fisis, sino también por sus propiedades mecánicas y sus componentes: tienen más agua y menos contenido mineral, por lo que son más elásticos; el periostio es más grueso y se separa mucho más fácilmente que el de los adultos, lo que tiene una gran importancia tanto en la reducción cerrada como en el mantenimiento y en la consolidación de las fracturas; el potencial de remodelación es mayor cuanto más pequeño sea el niño, lo que permite que la reducción de sus fracturas pueda no ser necesariamente perfecta (siempre que no sean articulares); las fracturas de los huesos largos comportan un aumento de su crecimiento longitudinal, etc.

Artrosis, enfermedad discal degenerativa, espondilosis deformante, hiperostosis idiopática difusa,espondilolistesis degenerativa, estenosis del canal, artritis reumatoide juvenil, espondiloartropatías seronegativas, artropatias metabólicas y endocrinas, gota, acromegalia, enfermedad de Paget, displasias óseas, infecciones óseas…

Habitualmente los tumores del aparato locomotor se dividen en dos grandes grupos: benignos y malignos, diferenciándose también según el tejido en el que se originan. Los malignos se subdividen, a su vez, en primarios, secundarios (resultantes de la transformación de patologías benignas) y metastásicos. El estudio por imagen debe iniciarse con la radiografía simple en proyección anteroposterior (AP) y lateral.

Las técnicas de imagen complementarias, como la tomografía computarizada (TC), la resonancia magnética (RM), gammagrafía ósea, SPECT-TC o PET-TC permiten completar la caracterización de estas lesiones, así como aumentar la sensibilidad en su detección.

El sistema musculoesquelético está formado por los huesos, las articulaciones y las partes blandas que incluyen músculos, tendones, ligamentos, fascias e incluso los planos grasos subcutáneos. Las afecciones del sistema musculoesquelético se manifiestan de diversa forma, aunque los síntomas localizados en un área anatómica o las lesiones focales son mayoría.
Entre las diferentes etiologías cabe citar la degenerativa, metabólica, traumática, tumoral, infecciosa y vasculonerviosa. Los datos clínicos y el examen físico, junto a las pruebas de imagen y de laboratorio, constituyen el trípode para su diagnóstico y tratamiento.

La pelvis es un anillo osteoarticular cerrado constituido por el sacro y los dos huesos coxales, formados cada uno por el ilion, el isquion y el pubis. Todos están unidos por las dos articulaciones sacroilíacas por detrás, que tienen muy poca movilidad, y la sínfisis púbica por delante, que prácticamente es fija, de manera que forman una estructura de anillo en forma de tonel, con una circunferencia superior que contiene las vísceras abdominales y una circunferencia inferior que constituye la cavidad pelviana.

El dolor vertebral, en cualquiera de sus localizaciones, es el motivo de consulta más frecuente en Patología del Aparato Locomotor. Aunque la raquialgia puede ser generalizada, especialmente en pacientes funcionales, lo más habitual es que se localice en alguno de sus segmentos, es decir, que se presente en forma de cervicalgia, dorsalgia o lumbalgia.

El tobillo es una localización frecuente de alteraciones, tanto traumáticas como inflamatorias. La anamnesis informará de la aparición de los síntomas, la localización y el tipo del dolor, así como de los signos inflamatorios tanto locales como generales. La exploración física, siempre mejor comparativa, se hace con el enfermo sentado y las piernas colgando, y deberá evidenciar las alteraciones estáticas del pie, la estabilidad del tobillo y los puntos dolorosos tanto óseos como ligamentosos.

Hemos de saber distinguir entre las alteraciones traumáticas del tobillo y las artritis inflamatorias agudas, tanto infecciosas como reumáticas o metabólicas.

La rodilla es la articulación más grande y más sinovializada del organismo. Además, su paradójica morfología,con una gran incongruencia entre las estructuras óseas,necesita, como veremos, elementos de interposición,como son los meniscos, elementos de contención, como son la cápsula y los ligamentos y elementos activos como son los diferentes músculos que la mueven y le confieren secundariamente estabilidad. Por su volumen,forma, importancia funcional y enorme contenido sinovial,es asiento frecuente de problemas médicos y quirúrgicos,tanto traumáticos como inflamatorios. La rodilla es particularmente susceptible a las lesiones traumáticas y a las enfermedades reumáticas y metabólicas,cuyo reconocimiento semiológico permitirá un tratamiento específico.

La información que está a punto de visualizar está dirigida únicamente a los profesionales sanitarios aptos para prescribir o dispensar medicamentos. La correcta utilización de su contenido requiere de formación como profesional sanitario.

FAES FARMA, S.A. no se hace responsable del uso ilegal o indebido de dicha información, siendo responsabilidad exclusiva de quien lo realice.

Debe hacer clic en Aceptar para confirmar que es usted profesional de la salud y continuar con la navegación.

ACEPTAR

 

¿Deseas recibir información
de FAES FARMA?

 

Responsable
FAES FARMA, S.A. + info

Finalidad
Envío de nuestro boletín comercial y de comunicaciones informativas y publicitarias sobre nuestros productos o servicios que sean de interés, incluso por medios electrónicos.

Legitimación
Consentimiento del interesado. + info

Destinatarios
Otras empresas del Grupo FAES. Encargados de tratamiento fuera de la UE. + info

Derechos
Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Procedencia
Del propio interesado, así como de otras empresas del Grupo FAES. + info

Información Adicional
Puede consultar la información adicional detallada sobre Protección de Datos en nuestra página Web.



Farmacovigilancia y Calidad

900 460 153

Email: atencionalcliente@faes.es
Si quieres contactar con FAES FARMA

Farmacovigilancia

Tel.: +34 914 680 800
Fax: +34 914 685 934
Email: drugsafety@faes.es
Si quieres comunicar alguna Reacción Adversa

Atención Técnica Web

902 760 377

Email: webmaster@faesfarma.com
Para cuestiones relacionadas con nuestra web

Contacta con nosotros

He leído y acepto la Política de Privacidad.
X